MP3, UNA AMENAZA AL DERECHO DE AUTOR

Autor: Luz Mariela Linares Hidrobo

Dirección: luz_linares@Banvenez.com

Resumen

La cultura de Internet de uso sin licencia, conlleva a que el robo de la propiedad intelectual se incremente y las empresas discográficas y sus artistas son las principales víctimas. Los sitios no autorizados de archivos musicales en Internet, que usan tecnología de compresión de sonido como MP3, permiten bajar y escuchar sonido indefinidamente en una computadora personal sin autorización o compensación a los artistas.

Palabras claves: MP3, música, ilegal.

Abstract

The Internet culture of unlicensed use means that theft of intellectual property is rampant, and the music business and its artists are the biggest victims. Unauthorized Internet music archive sites using compression technology such as MP3 provide ilegal sound recording online to anyone with a personal computer.They can be download and played indefinitely, without authorization of or compensation to the artists.

Keys words: MP3, music, ilegal.

 

Introducción.

El MP3 o MPEG 1 Audio Layer 3, es un formato de compresión de sonido digital que consigue una rata de compresión de 12:1 (alrededor de un Megabyte por minuto de música) [1], sin perdida de calidad apreciable por el oído humano, además permite bajar los archivos y almacenarlos en el disco duro del computador o en un reproductor compatible. Debido a esta revolucionaria capacidad su popularidad se ha visto incrementada en los últimos meses, haciendo temblar a las compañías discográficas y a los compositores.

La piratería parece desatarse ante la distribución masiva de versiones digitales, a medida que la Red conquista más usuarios conectados, la industria del espectáculo pierde el control.

Realmente esta nueva modalidad para el disfrute de la música ha estimulado la proliferación de copias de alta calidad - exactamente igual a su original - pero sin la debida autorización exigida por las leyes que avalan los derechos de autor, ya que no tiene integrada una tecnología para protección de copias y administración de derechos de autor, elementos claves en la distribución comercial de la música por los medios tradicionales.

Popularidad y legalidad de MP3.

Los archivos MP3 están entre los cinco servicios de la Red más solicitados [2].

Sin duda alguna la capacidad y calidad ofrecida por MP3 junto a las facilidades existentes en la Red para el disfrute de la música, constituyen una verdadera tentación para cualquiera.

Durante el último año, ha surgido una gran cantidad de software para reproducir, codificar y buscar archivos MP3 en la Red. La mayoría de ellos están disponibles completamente gratis, y algunos solo requieren una propina. De esta manera, el usuario encuentra su escape hacia la perfecta personalización de la música, logrando combinaciones de temas que jamas las firmas discográficas le hubiesen podido ofrecer.

Pero la situación va más allá de los meros intereses personales, ya existen páginas que distribuyen contenidos a la carta, a través de solicitudes previas de los usuarios. Algunos están en este negocio solo por placer, mientras que otros por obtener ganancias.

Artistas, cuya música no es muy reconocida han caído en la tentación de distribuirla gratuitamente para calar en el público de la Red. MP3 permite a los músicos acceder verdaderamente a una amplia audiencia. Automáticamente, hay una distribución internacional, además al usar Internet para promocionar sus canciones, los artistas tienen más control de la promoción, distribución y, en algunos casos del precio de sus productos.

Empresas discográficas independientes, también están vendiendo archivos MP3 legales. La idea es obtener popularidad, ya que es una manera fácil de promocionarse, eliminando la necesidad de producir CDs, empacarlos y embarcarlos, motivo por el cual los precios son más baratos.

Cada vez es más popular bajar de Internet canciones en archivos MP3 como una alternativa a la compra de música en discos compactos o a escucharla en la radio, particularmente en los adolescentes. Una vez bajados los archivos en el disco duro de una computadora, pueden transferirse a reproductores portátiles, o enviarse por correo electrónico.

La gran mayoría de los archivos MP3 contienen copias no autorizadas de música amparadas por la Ley de Derecho de Autor. Esas copias se han colocado en Internet sin el consentimiento del artista, de su compañía disquera o del editor musical.

Es ilegal intercambiar o bajar archivos MP3, sin pagar los derechos de autor. Sin embargo es legal hacer copias de CD para uso personal.

Las penas por estos delitos contra los derechos de autor van desde multa y/o prisión.

El gran problema es que existe una gran multitud de sitios en los que se pueden bajar archivos MP3, y además se puede decir que existe impunidad en la Red, lo único que se hace es hablar con el administrador de la página, y normalmente o elimina los MP3 o los cambia a servidores extranjeros.

A medida que el uso de MP3 aumenta en la red y en las calles hay una manera más rápida y barata de distribuir música, disminuyen las ganancias de empresas como BMG Entertrainment, EMI, Sony Music Entertrainment, Universal music Group y Warner Music, las principales afectadas y por consiguiente las que abanderan la creación de algún método para legalizar la comercialización de archivos MP3.

Ultimamente las casas discográficas están empezando a preocuparse por la futura industria legal de MP3 y prueba de ello son las llamadas arañas que se están desarrollando. Estas arañas son sistemas de búsquedas de canciones MP3 pero con extensión cambiada, por ejemplo a zip o cualquier otra. Esto se hace para que existan menos posibilidades de localizar la canción, ya sea por las discográficas o por los administradores del sitio cuando este es público y gratuito.

Piratería musical.

Sin duda alguna la tecnología ha contribuido, sin querer, a la piratería musical. Esta se refiere a la duplicación y distribución de grabaciones de sonido y incluye cuatro formas:

Grabaciones piratas: son duplicaciones no autorizadas solamente del sonido de grabaciones legitimas. El empaquetamiento puede ser que no duplique el diseño original, el rotulo, el titulo, la secuencia, etc.

Grabaciones de contrabando: son grabaciones no autorizadas de música transmitida en radio, televisión o un concierto en vivo.

Grabaciones fabricadas: son grabaciones de sonido pregrabado, así como también duplicación de la ilustración original, sello, marca y empaquetamiento.

Piratería en línea: se refiere a escuchar o bajar desde Internet canciones y letras de canciones sin autorización y sin compensación a los artistas.

La industria discográfica pierde alrededor de $5 billones cada año por causa de la piratería musical, solo en Estados Unidos se pierden aproximadamente $1 millón al día.

Muchos son los afectados por la piratería musical, de diferentes manera, así:

Acciones tomadas por la Industria discográfica.

En respuesta a la infracción deliberada de los derechos de autor, la Asociación de la Industria Discográfica Americana (RIIA), entre otras cosas, ayudo a ganar la aprobación de dos nuevos tratados internacionales negociados en la conferencia diplomática de la Organización de Propietarios Intelectuales del Mundo (WIPO), y la ley para implementar esos tratados, el Acta de los Derechos de Autor del Milenio Digital (DMCA), para ayudar a asegurar los derechos de autor en línea y consolidar la protección del derecho de autor en otros países.

Más recientemente, la RIIA creó un consorcio cuya misión es el desarrollo de una arquitectura abierta e interoperativa y las especificaciones para la seguridad de la música digital. El Secure Digital Music Initiative (SDMI), está constituido por empresas discográficas e informáticas con el fin de aplacar la piratería musical en línea, la lista incluye a America Online, AT&T, IBM, Lucient, Microsoft, Matsushita, RealNetworks, Sony, Toshiba, y aunque parezca extraño Diamond Multimedia Systems (DMS). El soporte de DMS a SDMI se debe al deseo de que su reproductor MP3 sea compatible con cualquier especificación futura.

Según Hillary Rosen, presidenta ejecutiva del RIIA , "esta iniciativa le permite a la comunidad tecnológica idear un sistema seguro que promueva productos compatibles en este mercado competitivo" [4].

Las reuniones del SDMI, abarcan tópicos desde la distribución ilegal de copias, hasta la creación de tecnologías que soporten y avalen el controversial formato MP3.

Varios casos han sido motivo de demanda judicial por parte del SDMI, como el referente al reproductor portátil Rio de Diamond Multimedia, que proporciona la posibilidad de bajar y reproducir archivos MP3, y el concerniente a Lycos que lanzo el MP3, música, ilegal. MP3 Search, un sistema de búsqueda especializada ideado para facilitarle a los consumidores la tarea de encontrar archivos MP3. Además de la compañía Nullsoft, creadora del software Winamp que convierte las canciones a formato MP3, y que ha sido demandada por la firma PlayMedia System por concepto de daños valorados en $20 millones.

En la reunión del SDMI efectuada en Los Angeles entre el 23 y 25 de junio de 1999, más de 100 compañías de música, consumidores electrónicos e industrias de tecnología de información adoptaron una especificación para dispositivos portátiles de música digital.

Los beneficiados con el trabajo del SDMI son los artistas, consumidores y la industria. Aún en sus comienzos, el SDMI resultará en beneficios muy tangibles y reales, los consumidores ganando acceso a la música que ellos desean, los artistas porque tienen la posibilidad de distribuir su contenido en formatos nuevos y la industria teniendo un mercado más amplio para la música, dispositivos, software y servicios.

Los reproductores SDMI compliant, permitirán a los consumidores disfrutar de la música en los formatos disponibles actualmente y además tendrán acceso a música que solo estará disponible a través de los futuros métodos de distribución digital SDMI compliant. (ver Figura 1).

Resumen de la especificación.

La especificación del dispositivo portátil SDMI parte I, versión 1.0 contiene los requerimientos funcionales para dispositivos portátiles y aplicaciones asociadas, además provee un ambiente protegido para el audio digital. De este modo, proporciona una estructura para creadores de música, y fabricantes de aplicaciones y equipos para desarrollar nuevos productos y servicios para entrega electrónica de música digital a los consumidores.

La especificación contiene las definiciones, requerimientos de implantación y modelos de referencia ilustrativos necesarios para desarrollar y producir aplicaciones y dispositivos portátiles SDMI complaint.

Contiene requerimientos de implantación y modelos de referencia para los siguientes componentes funcionales:

A continuación se presenta un resumen de los requerimientos para cada uno de esos componentes:

Capacidades

Dispositivos no SDMI (Hoy)

SDMI

(Dispositivos en vacaciones 99)

SDMI

(Futuro)

Bajar y tocar pistas de música digital incluyendo MP3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Bajar y tocar pistas de música digital SDMI  
  •  
  •  
  •  
  • +
Transferir una colección de CD a PC
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Transferir pistas de música digital de PC a disposi-

tivo portátil

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Transferir pistas de música digital SDMI de PC a

Dispositivo portátil

 
  •  
  •  
  •  
  •  
Compartir pis- tas de música digital actual
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • +
Compartir pis- tas de música digital SDMI  
  •  
  •  
  •  
  •  
Habilitar artis- tas indepen- dientes, coros de iglesias, etc. Para crear y distribuir música digital
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Soporte expli- cito para admi- nistración de derecho de autor para distribución de música digital  
  •  
  •  
  •  
  • +

+ más música SDMI, mayor funcionalidad y amplia disponibilidad

Figura 1: Comparación de capacidades de dispositivos SDMI y no SDMI.

Screening.

Su propósito es proporcionar un mecanismo para detectar música distribuida ilegalmente. Se implantara en dos fases. En la fase 1, las aplicaciones deben ser capaces de detectar una firma que indica que un software escaló incorporándose a la fase 2. Escalar a la tecnología de la fase 2 es voluntario, pero solo las aplicaciones escaladas serán capaces de importar contenido de la fase 2.

Requerimientos de acuerdo y robustez.

La especificación incluye información sobre como los fabricantes de dispositivos o dispositivos pueden obtener

una licencia para usar sellos SDMI para indicar su acuerdo con la especificación SDMI. También incluye un conjunto de requerimientos de robustez que describen la manera en que los dispositivos y aplicaciones SDMI complaint deben resistir los ataques.

Alcance de la especificación.

La especificación no impone ninguna implantación de tecnología en particular ( como por ejemplo un formato o tecnología de compresión) excepto para el mecanismo de screening. Esta diseñada para proporcionar una gran flexibilidad a las compañías que desarrollan y producen productos y servicios SDMI complaint.

Derechos.

La especificación de dispositivo portátil SDMI esta basada en la premisa principal de que los derechos de los creadores deben ser respetados, y la aceptación de esos derechos provee las bases para permitir a los consumidores acceder el contenido, incluyendo música en nuevas maneras. Los resultados pueden ser nuevos modelos de negocios, por ejemplo derecho para escuchar por cierto tiempo, subscripciones, etc. Para permitir que fluyan esas ideas, la especificación incluye las siguientes características y opciones:

Especificaciones futuras.

SDMI esta trabajando continuamente para publicar un documento de requerimientos funcionales que abarcaran un amplio rango de aplicaciones de música digital. Este trabajo conducirá a una subsecuente especificación que estará disponible al publico en el segundo trimestre del 2000 [5].

Otras acciones.

Mientras el debate sobre los derechos de autor en la Red y su relación con el comercio electrónico están en el centro de la actualidad, muchas empresas productoras de tecnología y software han visto la gran oportunidad para colocar en el mercado propuestas para solventar las controversias.

La empresa japonesa Sony ha anunciado el lanzamiento de tres sistemas de protección de los derechos de autor para los contenidos musicales digitales. Sony propondrá su nuevo software al SDMI. Las soluciones se llaman MagicGate, OpenMG y Super MagicGate[6]. Por otra parte InterTrust ha anunciado su MP3Plus Application Developer Kit y P3Plus Authoring [7]. Microsoft no se podía crear atrás y ha anunciado el MSAudio 4.0 [8]. Diversinet Corp, ha propuesto una tecnología que permita a las compañías discográficas la oportunidad de abarcar MP3 previniendo que los usuarios puedan realizar copias ilegales.

Como otra alternativa la industria discográfica esta apoyando tecnologías como Liquid Audio, o a2b de AT&T Labs; pero ninguna ha alcanzado la popularidad de MP3.

Conclusiones.

La industria discográfica ha emprendido la batalla, para ellas el MP3 es una amenaza al derecho de propiedad intelectual de la obra artística. Y aunque algunas compañías venden canciones en formato MP3 a través de Internet, no hay forma de controlar la creación y distribución de copias no autorizadas; a pesar de que existen las demandas y las penas son severas, hay quienes tomaran los riesgos de este delito. Tal como están las cosas MP3 continuara por mucho tiempo en el terreno de lo ilegal y lo ilícito.

No se puede negar el impacto que MP3 puede causar en la industria discográfica; pero la reacción no debe constituir una barrera para la tendencia tecnológica, sino un estimulo para el desarrollo de sistemas acordes con el curso de las mismas.

Bibliografía

[1] http://www.byte.com/features/1999/03/MP3Dortch.html

[2] http://www.eud.com/1999/02/07/07260AA.shtml

[3] http://www.riia.com/piracy/pir-faq.htm

[4] http://www.nethangout.com/juplatres.html

[5] http://www.sdmi.org

[6]http://www.mercosur_news.com.uy/noticias/n9904073.htm

[7] http://www.intertrus.com/news/prarchive/mp3plus.html

[8] http://www.mallku.com/Noticias/noticias.htm

Reseña Biográfica

Luz Mariela Linares Hidrobo es Licenciada en Computación, egresada de la Universidad Central de Venezuela en 1.991, actualmente se desempeña como Especialista de Tecnología, en el Banco de Venezuela. Puede ser contactada por el teléfono 5012450.